La Ruptura de Pareja

La ruptura de pareja es una de las experiencias más dolorosas y más difíciles que podemos enfrentar, por lo que es conveniente manejar bien diversas herramientas.

Siento no tener mejores noticias, pero la realidad es que vas a sufrir, tanto si eres la parte que deja, como la parte dejada. Algunas de las emociones que se experimentan en una ruptura de pareja son: decepción, abandono, miedo, dolor, dolor intenso, dolor muy intenso, angustia, desesperanza, tristeza profunda, infelicidad… No podemos evitar sentirnos mal…

Sin embargo, podemos cambiar el enfoque. Aunque parezca increíble, una ruptura de pareja es una ocasión estupenda para reencontrarnos con nosotros mismos, dedicarnos tiempo, y trabajar en mejorar mejorar como personas y mejorar nuestra vida, lo que nos llevará sin duda a ser más felices.

Las rupturas se producen porque algo no ha ido bien en nuestra pareja, y esto tiene que ver con nosotros irremediablemente. Por tanto, la ruptura tiene que suponer cambios en nuestra vida. Es la única manera de poder mejorar.

Si evitamos los cambios, nos evitamos a nosotros mismos. Sin mirarnos dentro y ver en qué podemos mejorar, es muy probable que empecemos otras relaciones que en realidad no nos convengan, y no avancemos nada. Este es el motivo por el que no considero una buena idea empezar otra relación muy rápido, con la primera persona que nos haga caso, sin antes haber trabajado en nosotros mismos.

Aunque a priori pueda parecer un alivio, también considero una pérdida de tiempo buscar culpables. Créeme: algo se ha roto, y ya no importa quién haya tenido la culpa. Será más provechoso para nosotros mismos concentrar todas nuestras energías en salir del estado depresivo en el que nos encontramos, y continuar con nuestra vida lo antes posible. Sólo tenemos una vida, y si no queremos malgastarla sufriendo, deberíamos aceptar lo que está pasando, y preocuparnos de que nuestra recuperación sea lo más rápida y profunda posible.

Probablemente nos sintamos incapaces de quedarnos “solos”, pero en realidad, no pasa nada por estar solteros. En lugar de lamentar nuestra nueva situación, es más inteligente aceptarla y aprovecharla. Cuando uno tiene pareja, le dedica un tiempo que ahora podemos dedicarnos a nosotros mismos, haciendo lo que nos apetezca, cuando nos apetezca, y sin estar pendientes del otro. Si lo analizamos con objetividad, esto es un privilegio. Ahora podemos ser un poquito egoístas, y enfocar en nosotros el amor, la energía y la atención que antes le prestábamos a la persona que se ha ido.

Tras una ruptura de pareja, me parece que lo básico es combinar el tiempo con los demás y el tiempo a solas con uno mismo. Es tan recomendable salir de casa, estar con la gente que nos quiere, y conocer a gente nueva, como estar en casa, aprender a estar solos con nosotros mismos, y ordenar nuestras ideas y nuestras cosas. Los dos enfoques son necesarios, y deberían sucederse y combinarse en la misma medida.

Es importante comprender y asimilar la idea de que ninguna persona externa nos va a dar o quitar la felicidad, y mucho menos “para toda la vida”. La causa de la felicidad está SIEMPRE dentro de uno mismo. Tener las condiciones exteriores no nos hace felices. La felicidad no está en las cosas, ni en las personas, está en el corazón de cada uno de nosotros. La satisfacción de quienes somos no viene de la aprobación de una pareja, no viene del hecho de que una persona en un momento dado nos vea magníficos, sino de nuestro interior. Aprovecha el tiempo que tienes ahora, y trabaja intensamente en este concepto.

Acciones:

CONTACTO CERO CON LA EX-PAREJA

  • Este paso debería ser el primero y el más fundamental, y también el más doloroso de llevar a cabo. Pero es NECESARIO para tu recuperación que saques a tu ex de tu vida tanto como sea posible. Evidentemente, si tenéis hijos, propiedades o trabajo en común,  este punto será más difícil de llevar a cabo. Pero muchas veces, no nos queda nada en común con la ex-pareja, y seguimos manteniendo su contacto, su email, su facebook, miramos constantemente el estado de what’s up, rememoramos los viejos tiempos con las fotos, etc. Esto no te va a ayudar. En la medida de lo posible, borra todo lo que tengas de tu ex-pareja. Con las fotos puedes hacer un DVD y almacenarlas para el futuro, pero ahora bórralas del ordenador. No podéis ser “sólo amigos” hasta que tú no te hayas curado de esta ruptura, así que por el momento, bórralo de tu vida.

AMISTADES y FAMILIARES

  • Dedica tiempo a estar con la familia.
  • Relaciónate con tus amistades. Intenta que sean también del sexo opuesto.
  • No quedes sólo con parejas, júntate con las amistades que no la tengan, e intenta salir y quedar más.
  • No hables todo el rato de tu relación ni de tu ex-pareja. Selecciona dos o tres personas de confianza (tus hombros para llorar cuando estés fatal), y desahógate con ellos durante un tiempo prudencialmente establecido. Después, evita el tema y habla de otras cosas.
  • Sal y conoce gente nueva. Para esto puedes utilizar Internet, aunque no te recomiendo que empieces a buscar otra pareja inmediatamente en las webs de citas. En la mayoría de los casos, no estarás preparado y no te hará sentirte mejor.
  • Sin embargo, buscamos un punto intermedio, por lo que tampoco hay que negarse a algo que surja, si de verdad te apetece. No dudes en tener algún tipo de relación más íntima con otra persona, cuando ya estés preparado.

ACTIVIDADES y NUEVOS PLANES

  • Ocupa tu tiempo con actividades y cosas de provecho, para distraer tu mente.
  • Piensa a corto plazo: hoy, mañana, esta semana.
  • Te recomiendo algunas de las siguientes actividades:
    • clases de baile
    • pilates y yoga
    • meditación
    • reiki
    • practicar deporte
    • salidas en grupo
    • senderismo, excursiones, visitas guiadas
    • cenas organizadas
    • lectura

CAMBIO DE IMAGEN

  • Cuida de tí mismo, aunque no lo hayas hecho antes. Te hará sentirte bien.
  • Haz deporte todos los días. Si no eres muy deportista, empieza por paseos de 30min. Pero es importante que lo hagas todos los días. Salir al exterior liberará tu mente. Es bueno dar los paseos a solas, te ayudará a reencontrarte contigo mismo.
  • Deja de fumar.
  • Come adecuadamente.
  • Beber mucha agua.
  • Evita alcohol y drogas.
  • Cuida tus dientes, tu aliento y tus uñas.
  • Revisa tu depilación.
  • Acude a una buena peluquería, puedes buscar una donde tenga asesor de imagen. Ahora puedes animarte con ese cambio de look que a tu ex-pareja no le gustaba.
  • Cómprate ropa nueva con la que te sientas bien.
  • Arréglate diariamente, para verte tú bien en el espejo.
  • Mímate, date caprichos, invierte tiempo en ti.
  • Hazte una sesión de belleza, una limpieza de cutis, un masaje, una relajación de spa…

ESCRIBIR

Escribir es algo que te resultará especialmente curativo. Cuanto más escribas, más avanzarás en tu recuperación. Te doy algunas ideas sobre cosas que puedes comenzar a escribir. Ten en cuenta que no es necesario que las compartas con nadie si no quieres, por lo que podrás ser treméndamente sincero, y esto te ayudará mucho a conocerte:

  • Diario de Gratitud: anota todas las cosas que te gustan, con las que disfrutas, y por las que te sientes agradecido en la vida. Lleva esta hoja contigo y sácala cuando estés en un momento difícil o de bajón para leerla muy detenidamente.
  • Lista de Cosas Malas de tu Ex Pareja: te ayudará a darte cuenta de que no todo era  tan bueno.
  • Lista de qué Quieres y qué es Imprescindible en tu Pareja: todo lo que esperas y necesitas de tu pareja ideal; te ayudará a darte cuenta de que tu ex-pareja no lo tenia todo, y de que puedes encontrar a otra persona con estas características.
  • Metas Personales: replantéate qué esperas de la vida, con sinceridad, y ve a por ello. SOLO TIENES UNA VIDA.

AYUDA A LOS DEMÁS

  • Cuida de tus seres queridos, y de tus mascotas si las tienes.
  • Actividades de voluntariado con niños, ancianos o animales te reportarán mucho beneficio.

REORGANIZA TU CASA.

  • Aunque no lo creas, tu casa tiene mucho más que ver contigo de lo que imaginas. Deshazte lo que ya no utilizas, y recoloca las cosas como a ti te gustan, ahora puedes hacerlo sin pelear con nadie.

ESTUDIA ALGO QUE TE APETEZCA.

  • Dispones de todo el tiempo que antes no tenías para hacer lo que nunca podías: estudiar un idioma, preparar una oposición, empezar esa carrera que siempre te haya gustado…

Frases – Ayuda:

Estas son algunas de las mejores frases que mis amigos y familiares me dijeron tras mi última ruptura de pareja:

  • No tengas miedo, mejor ten esperanza.
  • Procura ordenar tus pensamientos.
  • Tienes que ser fuerte.
  • Eres una persona muy linda. Y tienes que ser feliz, pase lo que pase.
  • Que alguien no te quiera es algo muy gordo. Si no te quiere, tienes el deber de olvidar cuanto antes.
  • Pronto habrá cambios importantes en tu vida, y ya verás como todo irá mejor. Confía.
  • Tienes que moverte para conocer otra gente y hacer nuevos amigos. Tienes que pasar de todo, y conocer gente nueva.
  • Lo tendrás que superar con nuevas ilusiones.
  • En la pareja, las cosas siempre son por los dos. La culpa no la tiene una única parte.
  • El futuro no existe. Ni el pasado. Sólo el presente.
  • Deberías aficionarte a la lectura antes de dormir. Tienes que cultivar tu espíritu.
  • Si te quiere, te dará otra oportunidad. Si os queréis, lo arreglareis. Si no te quiere, claramente, no te interesa. No vas a estar con alguien que no te quiere. Es mejor tener la oportunidad de encontrar otra persona.
  • Es preferible que sea así, y que puedas hacer tu vida de otra manera.
  • No hay que vivir a expensas de nadie.
  • Sabes que vales mucho, y tienes personas alrededor que lo piensan, y que te quieren. Y hay que cuidar cualquier tipo de relación.
  • Todo llega en la vida, y a ti también te llegará.
  • Tienes que aceptar el pasado, y dejar de removerlo, por muy terrible que haya sido. Tienes que centrarte en el presente.
  • La vida te lo quita todo en cuestión de una hora… así que disfruta de lo que tienes ahora mismo. Deja de destrozarte el presente, con tu pasado, y con tu futuro.
  • Deseo que logres curar todas las heridas del pasado, y aproveches lo que, después de todo, tienes ahora mismo.
  • Nunca pierdas la esperanza.
  • Ahora estás en lo peor, pero todo pasa. Tienes que pasarlo, es muy duro, pero se supera.
  • Llora todo lo que quieras, pero recuerda que eres una persona independiente, y que no necesitas a nadie para ser feliz.
  • No te hundas mucho tiempo, ya sabes lo que decía Coelho: “No te mata sumergirte en el agua, si no permanecer sumergido”.
  • El tiempo es la clave. Siempre nos cura.
  • Tú puedes con todo.
  • Tienes que pensar en nuevos proyectos, nuevos planes de futuro.
  • Seguro que más adelante, vas a conocer a alguien que te quiera de verdad. No lo dudes.
  • Las próximas semanas serán muy duras. Pero tienes que pensar en ti, y construir nuevas ilusiones.
  • Piensa en toda la gente que conoces, que ha rehecho su vida, tras rupturas sentimentales. Tú también puedes.
  • Nadie puede hacer mucho más por ti, salvo darte muchos ánimos, y recordarte que si ha pasado esto, va a ser para tu mayor bien.
  • Quédate con lo vivido, y sigue adelante.
  • Este dolor pasará. Y te espera una vida nueva, llena de esperanza.
  • Tienes que realizar tus sueños. Y en ese camino, encontrarás a alguien maravilloso. Tienes que seguir saliendo al mundo, y conociendo gente, mientras cumples tus sueños. Y disfrutar de la gente que merece la pena, que la hay.
  • Busca compañía diferente, interesante, que te aporte cosas ricas, que te enriquezca.
  • No hay que desanimarse nunca. La abuela de mi abuela decía: “no hay que llorar hasta que no te veas con las tripas en la mano”…
  • Esto que te ha pasado ha sido porque tenía que ocurrir. Las cosas pasan porque tienen que pasar. Hay un motivo que ahora no comprendes, pero está ahí.
  • Ahora mismo es un momento durísimo para ti, pero eres una persona con mucho valor, y con mucho potencial, y no tienes que tirar la toalla NUNCA.
  • Todo vendrá a su tiempo.
  • La vida es demasiado bonita para pasarla desanimada y triste.
  • Hay que reírse cada día, pase lo que pase.
  • Hay personas con muchísimos más problemas. Por ejemplo, los que tienen hijos dependientes, y se levantan cada día con un par, y echan p’alante con una sonrisa. Así que tenemos que dejar de lamentarnos, y tirar p’alante con alegría y con ilusión, simplemente por el hecho de que estamos vivos, podemos movernos y estamos sanos.
  • Yo veo a mi alrededor a muchas parejas que se quieren mucho y son felices. Veo que hay mucha gente maja en el mundo, que merece la pena. No me puedo rendir, seguiré buscando e intentando.

Libros y Videos que recomiendo:

  • Todo (No) Terminó – Silvia Salinas y Jorge Bucay
  • ¿Sabes por qué te han dejado? – Carlos Burgos Sanz
  • Cómo Recuperar a tu Ex Pareja – Santiago de Castro Balaguer
    • Este libro lo recomiendo porque, en un acto de desesperación por recuperar a mi ex-pareja, yo lo compré, lo leí, lo subrayé, lo resumí, e hice todo lo que indicaba este libro al pie de la letra… y cuando terminé con todo esto, se me habían quitado las ganas de volver con mi ex-pareja, a quien nunca volví a ver. Desconozco si la intención real del libro es esta, o es que yo obtuve ese resultado, pero igualmente me pareció un libro estupendo para empezar a centrarnos en nosotros mismos, recuperar las riendas de nuestra vida y desvincularnos de nuestra ex-pareja.
  • Superar una Ruptura de Pareja – Covadonga Pérez-Lozana

Nuestra capacidad de crecer es infinita. Tenemos la capacidad de crecer con muchas personas. En cada momento, la posibilidad de amor a muchas personas, está dentro de nosotros. Los recursos para tu felicidad autentica, están dentro de ti.

TE MERECES SER FELIZ.

Publicado en Desamor | Etiquetado | 2 comentarios

El Cambio

Un cambio normalmente suele ser una “putada”. La gente, a priori, no quiere cambiar.

El cambio es una experiencia humana intensa, donde se produce una ruptura de expectativas, y una sensación de pérdida de control. Constituye un desafío y un desgate.

Cambiar implicar salir de la famosa “zona de confort”, es decir, salir del terreno que conocemos, y donde sabemos cómo actuar, para buscar resultados en una nueva zona de incertidumbre. Aunque el cambio suponga una clara oportunidad de mejorar, la incertidumbre suele estar presente, y por eso el cambio genera dudas, resistencias y miedos.

Todo cambio comporta una pérdida: se pierde una posición conocida y la seguridad de un ambiente familiar. El proceso del cambio conlleva siempre sufrimiento, sin que podamos evitarlo. Lo único que podemos hacer es minimizar el sufrimiento y llevarlo lo mejor posible.

Tener miedo a un cambio y ser negativo en realidad es ser normal. Los cambios suelen implicar decisiones difíciles, despedirse de lo familiar y afrontar la incertidumbre a lo desconocido. Es lógico que desestabilicen y provoquen miedo y estrés.

Por otro lado, no hay nada peor que desear un cambio y no poner los medios para lograrlo. Esa pasividad nos bloqueará y nos destrozará la autoestima.

A veces el cambio es algo buscado y esperado, pero también temido. Existe el impulso de hacer algo diferente, o de salir de la insatisfacción, pero también la preferencia por la comodidad y lo conocido.

El mayor freno para lograr un cambio es ni siquiera creerlo posible. Ejemplo: “No hay nada que se pueda hacer para mejorar esta situación”.

Otras veces se busca un cambio, pero sin saber exactamente qué es lo que se desea, enfocándonos más en el problema que en la solución, lo que supone un buen mecanismo para seguir igual.

En realidad, la gente no se resiste a los cambios de manera sistemática. Todo el mundo se ha esforzado alguna vez por hacer grandes cambios en su vidas, por ejemplo, independizarse, casarse, tener hijos, cambiar de trabajo… Normalmente nos resistimos a los cambios porque tenemos buenas razones para resistirnos: vemos peligros, no vemos los beneficios, o estamos cómodos en la situación actual.

Para querer cambiar, es necesario ver buenas razones para el cambio, que lo positivo de cambiar pese más que lo negativo, o que ya no estemos cómodos en la situación actual.

En algunas ocasiones no podemos escoger si el cambio se producirá o no, pero siempre podemos escoger la actitud con la que nos vamos a enfrentar a ese cambio.

Nuestro cerebro tiene la cualidad de Neuroplasticidad, es decir, es plástico, se organiza y reorganiza durante todo su desarrollo vital. Esto quiere decir que hay oportunidades de modificar sus condiciones de desarrollo a través de la formación y el comportamiento. Y esto, en definitiva, significa que podemos influir en nuestro cerebro y en el de los demás, es decir, que podemos influir el mundo que nos rodea.

El cambio no está exento de riesgo. Como todas las elecciones, supone ganar y/o perder en algún aspecto. Pero mantenerse en la duda y la pasividad, teniendo el deseo de cambiar, puede crear una honda insatisfacción personal.

Las crisis existenciales nos advierten de que hemos postergado nuestra evolución por seguridad o placer. Las crisis nos sirven para cancelar una época e inaugurar otra. Es el caos donde se produce el milagro del aprendizaje, donde se dan las posibilidades, entre ellas, la de reinventarnos.

Acciones:

Para disparar un cambio, elabora una lista de las cosas que no te gustan de la situación actual. Esta técnica también sirve cuando el cambio viene obligado. Los cambios se promueven por la insatisfacción. Si alguien no quiere cambiar, es porque está satisfecho con lo que tiene.

Ante un cambio, busca y anota también los beneficios que este te va a reportar.

Para empezar a movilizarse es preciso conocer la dirección del destino. Una distancia muy larga entre el origen y el destino puede indicar expectativas un tanto irreales. Es necesario marcarse objetivos a corto plazo.

Prepárate y piensa en el cambio antes de que este llegue. Si el cambio se recibe con una actitud positiva y un entrenamiento previo, se producirá de una manera más suave.

Controla el cambio antes de que el cambio te controle a ti.

Hazte un experto en el área de impacto del cambio. Puede que te sorprendas ante tu capacidad de adaptación.

Centrar la atención en las dificultades hace que éstas crezcan. Enfocarse en el futuro deseado permite encaminarse hacia el cambio.

Detrás de cualquier limitación externa se esconde miedo, y este es el mayor obstáculo. La base del miedo son creencias del tipo: “no seré capaz”, “es demasiado difícil”, “he malgastado mucho el tiempo”…

Ten siempre una actitud filosófica ante el fracaso, y no dejes de actuar, aunque haya cosas que no salgan como tú esperas. Los cambios a veces exigen situaciones de prueba y error.

Muchas veces deseamos cambiar, sentirnos distintos, resolver una situación, pero seguimos haciendo lo mismo que ayer, que hace un mes, que hace un año… Quien hace siempre lo mismo difícilmente obtendrá un resultado diferente.

Podemos comenzar por pequeños cambios, iniciar algún movimiento diferente, algo distinto. Estos pequeños cambios pueden tener un efecto expansivo y generar cambios cada vez mayores.

Ten siempre presente que uno de los ingredientes indispensables para el cambio es la flexibilidad.

Cada cambio conlleva un nivel de desgaste, por lo que conviene analizar en qué momento se produce el cambio, y si podemos elegir, hacerlo en el momento en el que lo vayamos a asimilar mejor. Cuantos más cambios se produzcan simultáneamente, mayor será nuestro desgastes, y peor los llevaremos. Ejemplo: cambiar de trabajo y mudarse a la vez.

Reflejar nuestros miedos y sacarlos a la luz, siendo conscientes de ellos, nos ayudará a poner soluciones.

Cuando tengamos miedo, pensemos que ciertamente no se pueden predecir los acontecimientos futuros con exactitud. En realidad, no sabemos ni podemos controlar lo que sucederá dentro de nada.

TODO ES CAMBIO.

LO ÚNICO QUE SIEMPRE PERMANECE, ES EL CAMBIO.

Publicado en Cambios | Etiquetado | 3 comentarios